lunes, 30 de abril de 2007

Querida Amelia

Querida Amélia:
Cuanto han cambiado las cosas desde aquel febrero maldito en el que te fuiste quien sabe a donde para no volver jamás. El mundo sigue siendo un disparate. Hay muchas guerras. Los mas poderosos son insaciables. La escala de valores tiene los peldaños podridos. El papa de Roma ha decidido cerrar el limbo de los justos, debía ser pequeño y seguro que estaba lleno, ahora los inocentes irán directamente al cielo. Han descubierto por algún lugar del universo un planeta que por lo visto puede que tenga agua, allí parece ser que el año solo dura diez días, ¿ te imaginas ? cada diez días: ¡¡ ande, ande, ande, la marimorena, ande, ande, ande, que la noche es buena !!. Allí las uvas deben ser carísimas. Nuestro planeta esta un poquito mas viejo y nuestro tiempo parece que se ha encogido. Los animales están desconcertados, cada vez tienen menos espacio para seguir sus pautas. No se respeta la naturaleza. Se respira un cierto desencanto y el progreso no es razonable. La democracia avala cualquier despilfarro. Los políticos, esos seres iluminados, hablan y hablan y tienen respuestas y soluciones para todo aquello que prometen y luego no cumplen. La gente sale despavorida los fines de semana buscando esa inocencia perdida y en el trayecto, muchos se dejan la vida en la carretera. Los lunes siguen teniendo lo peor de los domingos por la tarde, ese minúsculo y melancólico otoño. Pero la buena música, mi querida Amélia, sigue dejando ese inconfundible perfume que tiene la esperanza de encontrar algún día y en algún lugar, las respuestas que todavía esconde el silencio en este espacio del tiempo. La paciencia es un ejercicio agotador, pero un poco mas allá de la playa, existe otro mundo posible, quizás ese paraíso.

7 comentarios:

Margarida dijo...

Jo, lo que me faltaba en este lunes en el que a primera hora el coche me deja tirada para ir al trabajo en medio de una tormenta...Javier, ánimo!aunque sea yo quien lo debería reclamar para mí. Como escribió un poeta de aquí hace tiempo:
...
"¿Que importa irmau que morra o día
se a súa morte abre en nós a esperanza do mencer?"
...
"Non temas,
aínda o paxaro ten cancións
e as estrelas se acendan cada noite"

alicia dijo...

Yo creo que no se ha ido, sigue ahí, lo que pasa es que estamos perdidos. No es tan fácil encontrar ese paraíso más allá de la playa, hay muchos obstáculos en el camino que no te dejan ver el horizonte, pero !ay! cuando se va la niebla !Qué belleza! Enhorabuena por el nuevo disco. Hasta pronto.

txilibrin dijo...

Lo más que te puedo ofrecer es un beso, no hay consuelo posible ante una pérdida.

Paula dijo...

Un abrazo gigante y este escrito es uno de los mas hermosos q he leido...

te quiero mi Javier!!

Sandra dijo...

Hola Javier...

Cuándo venís a tocar a Buenos Aires? mirá que por acá te esperamos con ansias.

Saludos sureños...

mercedaria dijo...

Javier que velada mas fantastica ,me hiciste pasar ayer.La sala a rebosar,volviendo a aquellos años,en que tu ejercias de hermano mayor y nos protegias.Te has convertido en un gran canta autor,showman y por encima de todo lo que siempre fuiste para mi una grandisima persona ,con un grandisimo corazon.
Para despedirme te dire que ayer tus padres estarian tranquilos a la par que orgullosos,brindando por el pedazo de hijo, que supo desde pequeño,cual era su camino " LA MUSICA".
Gracias por esta noche.

cerasto dijo...

me ha encantado leerte, la casualidad quiso que viera esto y bien me llovieron lágrimas, un adelante, desde Chile Cerasto.