miércoles, 5 de septiembre de 2012

La Paz

Mas cerca del cielo, a cuatro mil metros de altura sobre el nivel del mar, se encuentra la ciudad que llaman La Paz; fundada en 1548 por el capitán Alonso de Mendoza. Dos cosas sorprenden al viajero  a la hora de abordar este curiosa urbe; una,  la espectacular forma de embudo que caracteriza este enclave, cuyo supuesto centro, esta rodeado de empinadas laderas, salpicadas de edificios dispares e infinidad de pequeñas construcciones de ladrillo visto, supuestas viviendas, que se mimetizan con el soberbio paisaje que resuelve majestuoso por el  este, el imponente monte Illimani, cuya cumbre cubierta de nieve, confiere al conjunto, un aspecto cuando menos inquietante. La otra, dadas las circunstancias geográficas, es la mas que notable ausencia de oxigeno suficiente, que hace que ocasionalmente, el paciente  tenga a cada instante una sensación física de aproximación a la angustia y una notable fatiga al parecer, paliable por obra y gracia de algunos de los derivados de la planta de la coca, tan popular en Bolivia;  la hoja en forma de infusión, que amablemente nos ofrecen en el hotel a nuestra llegada, caramelos, etc. Las calles empinadas, y bien  nutridas de una trepidante actividad, se muestran abarrotadas de gente de cualquier edad y condición, que viene y va; cruce de miradas permanente,  sutileza en el intercambio; el tráfico es trepidante. De bien nacidos, será guardar a buen recaudo, la generosa disposición, amabilidad y el cariño que nos dispensaron las buenas gentes de noble mirada, limpia la sonrisa y ancho el corazón que habitan este encumbrado valle del mundo. Gracias Bolivia, La Paz, Santa Cruz, hasta pronto.

jueves, 30 de agosto de 2012

Santa Cruz

Y por vez primera viajamos a Bolivia, mas concretamente y para empezar; concierto extraordinario en Santa Cruz de la Sierra, ciudad que fuera fundada allá por el año de 1561 por el malogrado capitán extremeño Ñuflo de Chaves, quien no dudo en bautizar esta ciudad con el mismo nombre que el de su aldea natal, allá en la vieja extremadura. Me sorprende apenas llegamos, que a pesar de que Julio se anuncia como el mes mas frío por estos lares, luce un sol esplendido y la temperatura no podría ser mas agradable. Con calma, pero sin pausa, apenas unas horas antes del concierto, caminando por el centro de Santa Cruz, es de nota, observar con deleite, el estilo colonial que embellece por momentos esta alegre ciudad y curioso es también a la sazón comprobar, que entre sus habitantes; se funden implacables a un tiempo, de lo bueno, lo mejor de cada casa;  las texturas, Guaraní, Andina y española. Doy buena fe de ello y así es, porque así  lo dicta la historia de esta noble patria que en gloria este. 

lunes, 27 de agosto de 2012

Mar del Plata


Y de nuevo Mar del Plata. Me recibe esta villa, después de un largo viaje, con una fina lluvia pulverizada al atardecer. Siempre que regreso a esta ciudad costera de veraneo, es invierno, y el frío le da otro encanto. Vetusto pero elegantehotel Hermitage. Mardel....me recuerda al Brighton de los 70, a los Who, a las vespas y a los mods.... a ti para siempre, cuando decías "basta" o "que asco". Un paseo tonificante por la playa, y siento como me golpea el rostro la brisa oceánica, al tiempo que baten sobre la arena, las olas furiosas que llegan exaustas a este otro lado del mundo. Un placer.

Mendóza















De Córdoba nos despedimos muy de madrugada camino de Mendoza en un vuelo de Austral con sus correspondientes demoras y turbulencias a la carta. La imponente cordillera, sorprende por el oeste al nómada viajero y visitante al llegar de nuevo a
este próspero valle tupido de ricos viñedos. Mendoza es una ciudad alegre, así me lo parece. Sus calles anchas y enormes plazas, generosamente engalanadas de árboles, le otorgan un aspecto muy agradable, como de ciudad abierta que invita a pasear y apacigua el espiritu. Nos vamos con todos los trastos, después de brindar con un buen Malbec, dejamos atrás, sonrisas y tiernos abrazos furtivos, pequeños besos robados y una fina lluvia que ameniza este tiempo.

Córdoba

                                                                                                                                                                 
Breve parada, visita y estancia en la ciudad serrana de Córdoba, y si; con el tradicional y anual asadito familiar en el patio del Orfeo. Delicioso por cierto. Tres horas después, la enorme cancha de este megalítico estadio, tupida estaba de buena gente. Concierto con pequeñas y puntuales incidencias y buenas noticias para Beto, que no dejaron de ser divertidas. Disposición no falta. Apenas unos minutos para saludar furtivamente a los buenos amigos que uno va cosechando en esta ciudad querida y aún por conocer en profundidad. Partiremos muy de madrugada hacia Mendoza, bonita ciudad para pasear y tierra de excelentes vinos frente a la cordillera imponente de los Andes. Esta tarde, concierto en el Auditorio Ángel Bustelo.......veremos si nos luce el pelo.

Tres días en el Rex

Han sido tres conciertos intensos en el Rex, nos vamos de Buenos Aires, con un sol esplendido; en un par de semanas regresamos a esta enorme ciudad en la que siempre es tanto lo que hay que ver y pasear. Viajamos hacia el interior, Córdoba y viejos amigos nos esperan; allá que vamos con nuestro Café itinerante de los Recuerdos, gracias una vez mas, Buenos Aires querido, por tanto cariño. Besos y abrazos para todos.

viernes, 10 de agosto de 2012

Montevideo

Montevideo. Paseando por la costanera de esta ciudad fronteriza, hacia la Playa de los Pocitos, frente al imponente Mar del Plata; no puedo por menos que recordar al bueno de Quintin Cabrera, Uruguayo de pro y exiliado trovador en una España de rancio tránsito, cuando cantaba aquéllo de "las ciudades son libros que se leen con los piés"; afortunadamente no son pocas aquéllas ciudades que sobreviven al expolio meditado de la razón, la cultura, la buena educación, el arte y el buen gusto. Es cuando menos preocupante, salir al encuentro de la vida, de los días y las cosas, con la conciencia de sentir y padecer que lo que a uno ya no le emociona, ya no le interesa. Afortunadamente la memoria esboza recuerdos vividos o imaginados sobre el lienzo imperturbable que nos deja el tiempo. Mario Benedetti, Juan Carlos Onetti, Antonio Larreta, Eduardo Galeano, Cristina Peri Rossi.... sus entrañables relatos, sabias palabras, poemas y pausadas reflexiones, salen al encuentro del viajante, por las esquinas de esta Atenas del Plata; a este otro lado del mundo, donde las estrellas, alumbran como candilejas de otro tiempo, entre medio y medio; noches de murga, candombe y tango.

Suipacha 309














De nuevo en Buenos Aires, solo por unas horas de paso a Montevideo, a bordo de este Café de los recuerdos. Salgo a caminar, por la cintura cósmica del sur, piso en la región, mas vegetal del viento y de la luz; siento al caminar toda la piel de América en mi piel ... y un frío tenaz y un viento aprendiz de vendaval, me sacuden el rostro al pasear; la gente a cientos y a tropeles, camina veloz en todas las direcciones posibles, imprimiendo urgencia; un tráfico endiablado a la carga y el obelisco frente a mi ventana; algún café de tantos, impenitente al desaliento, donde parece que el tiempo se detiene por un instante, esos pequeños placeres que dejan las ciudades omnivoras y de nuevo en Buenos Aires como siempre, trepidante al desaliento.

Rosario II

Bueno..... una pena si, pero nos vamos de Rosario, felices y contentos. Después de ese viaje agotador desde el Madrid de los Austrias y a la sazón de algunos pequeños lógicos desajustes técnicos y humanos en el estreno del sábado; aunque por encima de todo, fueron cuando menos, tres horas muy divertidas; a la postre nos reímos mucho; el concierto del domingo honestamente creo que estuvo impecable, aún diría más; intenso. Volvemos a Buenos Aires para, ipso facto, viajar a Montevideo por las aguas caprichosas del Plata. Adiós Rosario querida, otra vez será, fue como un suspiro, pero como siempre un agradable reencuentro. Quisiera volver, quien sabe...quizás, ojalá, el año que viene con mi próximo disco. Como siempre, sería un placer; hasta entonces, en lo personal, me llevo el cariño de los buenos y queridos amigos y amigas Rosarinas. Cuanta cultura, actividad polifónica, multitimbrica y cosas que ver, hay siempre en esta ciudad. Con el debido y querido respeto, besos y abrazos de este viejo lobo para todos, menos uno; ( que no es de Rosario ) Desde este Café itinerante de los Recuerdos, familiares y amigos como diría el ínclito; ha sido un placer, cuidense y hasta pronto.

Rosario I














Ya estoy en Rosario!! por fin....veinticuatro horas de viaje vía París...Oh la, la. Ayer disfrutando de las noches azuladas y estrelladas del verano caluroso en Valdemorillo y hoy en Rosario, cuna de poetas visionarios. Lluvia tras los cristales de un onceavo piso; mañana empieza esta gira. Un placer volver de nuevo a esta patria que tanto cariño nos dispensa.

sábado, 30 de junio de 2012

Cantabria


Este mediodía, la playa de Valdearenas era un derroche de belleza sin paliativos.  El mar, de un solemne azul verdoso, mostraba imponente toda su majestuosidad. Un  frenético tropel de olas, arrebataba la orilla sin tregua, dejando sobre la refinada arena rosada;  abanicos de espuma. Cantabria me tiene embriagado, venir a este privilegiado rincón del norte,  es un placer impagable. Sentado en una piedra junto a mis queridos sobrinos, Ana, Lucia y Eduardo, contemplaba este sublime regalo de la naturaleza, y al tiempo que una brisa generosa me colmaba los pulmones,  por un instante,  con la mirada puesta en el horizonte, de mis labios; he pronunciado tu nombre.

domingo, 24 de junio de 2012

Aguilar de Campoo















Un frío notable me sorprendió al llegar a Aguilar de Campoo, no en vano esta pintoresca villa se encuentra a novecientos metros de altura sobre el nivel del mar, en plena montaña palentina y al paso del rio Pisuerga que se desplaza a una velocidad notable por la rivera del pueblo. Aguilar, como todo el mundo ha de saber, es famosa por su industria galletera, nueve de cada diez galletas que se consumían en España allá por los años sesenta, salían de Aguilar hacia los hogares españoles; la decima galleta no se sabe de donde procedía, es probable que del Obispado de Cuenca o del Palacio del Pardo. La historia de este pueblo es notoria, poblada por Cántabros, Romanos y Visigodos, también fue baluarte durante la dominación árabe y villa importante durante la edad media, al punto que Pedro Aguilar, hijo bastardo del rey Alfonso XI el justiciero, a la sazón ilustre devorador de obleas, fue titular del señorío de estas tierras. La colegiata de San Miguel es de una belleza extraordinaria, así como la ermita de Santa Cecilia, donde ya hace algunos años, tuve el honor de ofrecer mi primer concierto en esta villa. 
De nuevo he tenido el placer de compartir una tarde - noche con las buenas gentes de esta plaza. Gracias a Belén de Benito y a Pepin Tre, por proponerme y a Isabel y Jorge Sanz por invitarme a ofrecer de nuevo un concierto, en esta ocasión, en el bien remozado Cine Amor , dentro de este primer encuentro del ciclo Trovaguilar. El público me dispensó un cariño extraordinario y siendo así, más aún si cabe; uno se empeña en ofrecer lo mejor de sí mismo. Un éxito compartido. Gracias y hasta pronto.
   

lunes, 11 de junio de 2012

Tenerife

Salimos de Madrid el 4 de Junio, justamente al día siguiente de mi cumpleaños, a las 10 y media de la mañana, rumbo a Tenerife. Dos horas largas después, justamente cuando el viaje empieza a ser moderadamente inquietante se divisa a la derecha la imponente cima del volcán del Teide por encima de unas nubes blancas, impolutas y densas. Al bajar del avión, nos sorprende una brisa más bien fresca, que para mi gusto, es una delicia. Nos transporta hasta el hotel una pequeña furgoneta que a gran velocidad acomete una bajada larga y vertiginosa por una concurrida autovía hacia el Puerto de la Cruz. A la izquierda y salpicando una ladera colosal, multitud de casas de campo y edificios dispares se asoman frente a un océano atlántico de un azul profundo, entre una vegetación exuberante. Llegamos al hotel. Salgo a pasear por las calles de esta ciudad en las que en otros tiempos, los de la guerra civil, mi abuelo, daba clases de canto y dirigía el conservatorio. Todavía conserva Santa Cruz, algunas de esas casas y palacetes románticos del siglo dieciocho con sus cocheras y balcones coloniales. Delicados parques abigarrados de palmeras, dragos y exóticas casuarinas engalanados con bustos y esculturas de personajes ilustres y a escasos metros del hotel, el teatro Gimerá, coqueto e impenitente al tiempo, donde todavía resuenan en las paredes los aplausos y ovaciones de grandes operas y zarzuelas, y en el aire que lo llena, aún se intuye el perfume de señoras emplumadas, narcotizadas por la voz de aquellos tenores al paso de una furtiva lágrima.

sábado, 26 de mayo de 2012

Viaje a Mérida

Viajar de Madrid a Mérida en esta efímera primavera que nos deja el cambio climático que se evidencia, es sin embargo, un deleite para la vista y un repaso a la memoria particular de este que suscribe este blog. Salimos de Madrid a las diez de una mañana de viernes, que apunta calurosa. Al volante de la expedición, Marilyn Ramírez, bajista a la sazón del grupo de rock Tres Trece. Apenas transcurridos cuarenta y cinco minutos por la autovía de Extremadura y habiendo dejado a la derecha, Navalcarnero, La torre de Esteban Hambrán, Mentrida y la entrañable cuenca del Alberche, tierra de buenos vinos y gente alegre; atisbo a la izquierda y al fondo de una imponente llanura, los montes de Toledo y más cerca, la Ermita de Val de Sto. Domingo, una vez más, suspiros y lamentos, pues en la pequeña aldea del mismo nombre, pase quince de los más hermosos años de mi vida. Pasados unos minutos y apenas restaurada la conciencia, Talavera de la Reina, y un poco más allá, enormes extensiones de dehesas y encinares de notable belleza, salpicadas al azar de reses bravas que pastan a su antojo. Oropesa a la izquierda con su imponente parador fortificado, otrora villa entre otros, de Don Fernando Álvarez de Toledo, nombrado por los Reyes Católicos, conde de esta Villa. La Central Nuclear de Almaraz y un poco más allá, Turgalium, que dirían los romanos, ahora Trujillo, tierra de conquistadores, de imponente plaza presidida por una estatua ecuestre de Francisco Pizarro. Parada obligada en el restaurante de mala rima, La Troya; que bien generosa en viandas es esta posada. Navalmoral de la Mata, en el seno de un majestuoso valle que presiden los montes de Gredos, salpicados entre otros ríos por el Tiétar y alegres pueblos como los de la comarca de la Vera, Candeleda, Jarandilla, Jaraiz, Losar, Madrigal, Valverde, Cuacos y algunos cuantos más; clavados en mi corazón como alfileres; son recuerdos impagables de mi adolescencia. Al fin llegamos a Mérida y el Guadiana y un sol de justicia nos saludan al paso por el puente romano. El concierto en este nómada Café de los Recuerdos, un placer para unos y otros; unos limando pequeños detalles y otros regalándonos un cariño impagable. Gracias. Volvemos a casa. Buen fin de semana. Besos y abrazos para todos.

martes, 27 de marzo de 2012

Pura Vida


Me dijeron que en Managua hacía mucho calor, pero esta ciudad, es un horno con un coloso termostato al amparo de un sol despiadado. La mínima brizna de aire templado que te acaricie la espalda, es un derroche de placer. Conviven la evidente opulencia y la pobreza de solemnidad, el neo liberalismo salvaje y la venta ambulante, se mimetizan los despojos por las veredas y las calles y las aceras aún reflejan debastadores episodios recientes de terremotos y guerras fratricidas. Las revoluciones se agostan en los cuarteles. Doy fe sin embargo, de que este país reserva una belleza exuberante y sus gentes tienen en la mirada, la luz que ilumina la razón. Dios todo poderoso y eterno, si acaso también contemplas el hermoso azul celeste estrellado de Nicaragua, no le pidas tanto a los pobres, porque aquí, como en tantos otros mundos posibles, la injusticia, la esperanza y la alegría conviven, pero claman al cielo.

sábado, 24 de marzo de 2012

Un lugar bajo la luna

Abandonado tenía este blog. Como un cuaderno moribundo; mira que soy. Dejarme llevar por el rumor interior de las olas, de un mar profundo....que irse. Irsus!!, venirsus!!, nominativo de la segunda declinación. Así gritaba aquél paisano a lomos de su caballo a los ojeadores, aquella madrugada fría de cacería, por los terruños embarrados de Val de Sto. Domíngo, Toledo. Rilke, Rainer María, decía que era el ombligo del mundo. Eran otros tiempos. Aquí en Costa Rica, mi nostalgia se combate sola, con la brisa que peina los volcanes y las palmeras de las playas vírgenes. Suspendido en una hamaca amarrada a dos hermosos arboles de mango, me pregunto acerca de mi; apenas me he hecho caso estos últimos quince años. Al envite permanente de la duda, en el fragor de la soledad despiadada, la melancolía se solapa y gobierna el pequeño junco a la deriva que es mi vida, y el corazón abandona el timón de la esperanza, acaso de volver a palpitar al rumor de esa caricia rasgada por los amores que dejan huella. Lo que los años dibujan en el rostro de mirada triste y profunda. Al raso del universo infinito y oscuro que nos contempla, presiento la ternura de una Diosa tapándome en lo mejor de los sueños, al fulgor de las estrellas.