lunes, 27 de agosto de 2012

Córdoba

                                                                                                                                                                 
Breve parada, visita y estancia en la ciudad serrana de Córdoba, y si; con el tradicional y anual asadito familiar en el patio del Orfeo. Delicioso por cierto. Tres horas después, la enorme cancha de este megalítico estadio, tupida estaba de buena gente. Concierto con pequeñas y puntuales incidencias y buenas noticias para Beto, que no dejaron de ser divertidas. Disposición no falta. Apenas unos minutos para saludar furtivamente a los buenos amigos que uno va cosechando en esta ciudad querida y aún por conocer en profundidad. Partiremos muy de madrugada hacia Mendoza, bonita ciudad para pasear y tierra de excelentes vinos frente a la cordillera imponente de los Andes. Esta tarde, concierto en el Auditorio Ángel Bustelo.......veremos si nos luce el pelo.