martes, 17 de abril de 2007

Noticia Pequeña ( a little notice )

Este jueves 19 de abril, a eso de las 9,30 volveré al ruedo y espero poder ofrecer un bonito concierto en el Búho Real. Estrenaré algunas canciones de mi nuevo disco, Cedaceros 4. Me gusta ese sitio porque las distancias son cortas, el baño esta cerca, la gente esta cerca, se conoce gente interesante, el tamaño del local favorece la intimidad del recital y para un tipo como yo, sin entrar en detalles, oyessss.... resulta terapéutico.

13 comentarios:

Paula dijo...

Ya me gustaría a mi, estar en el Búho Real la noche del jueves...pero ya ves, cosas de la vida!!
De todos modos, mi corazón va por cada lugar donde suena una de tus notas musicales...

abrazos y sonrisas desde Chile,

El Templo de las Borracheras dijo...

Y a mi !!!!

Pasaba por aqui,miles de abrazos Javi,Buenos Aires te echa de menos,,,

txilibrin dijo...

Pues yo estaré allí, iré con tiempo, a coger sitio, y con la cámara en la mano.
Qué ganas.
Y de noticia pequeña nada, que empezamos aquí y nunca se sabe hasta donde nos dejarán llegar.

txilibrin dijo...

Por cierto, ¿el disco está ya a la venta?
¿De dónde viene el nombre del blog? :D
¡Nada más!

Sergio dijo...

Desde aquí la mejor de las suertes en la vuelta al ruedo.

Romano dijo...

El nombre del blog viene de un disco tuyo,no ???

piedra_de_sol dijo...

mañana no podrá ser... pero ya he marcado en el calendario el 14 de junio... además el libertad8 tiene más encanto aún que el buho para mi gusto.

besos y música!

txilibrin dijo...

¡Hola chicccccccccccccccos!

El concierto para los que no estuvisteis, GENIAL. Javier, buenísimo.

Y gracias por venderme a mi el primer cd, vaya ilusiónnnnnnnnnnnn

Si queréis ver fotos y vídeos meteos en mi blog: http://txilibrin.blogspot.com

Ya estoy esperando con ganas al siguienteeeeeeeeeeeeeeeeeeee

txilibrin dijo...

Las fotos y vídeos del concierto, que no lo he especificado, pero por si acaso :D

Un lugar bajo el sol dijo...

Ayer fue un gran día. Por fin Cedaceros 4 ve la luz. Enhorabuena Javi! Y como guinda un gran concierto. Los que estuvimos alli lo pasamos fenomenal.Dos horas de buenas canciones y anécdotas imposibles, que me han dejado agujetas de tanto reirme. ;)

Un beso Javi, nos vemos en el próximo.

Antoine dijo...

Rodeado de un puñado de amig@s, varias "sobrinas de buen ver", compañeros del geriátrico, abuelitas entusiastas en primera fila y algun@s que simplemente deseamos demostrarle que nuestro cariño no sólo se enlaza al de Ismael Serrano, Javier Bergia dejó anoche esencias de sí mismo durante dos horas en El Búho Real...

Ya se lo dije a él mismo, por lo que esta crítica ha sido honestamente espetada en la cara del propio protagonista: Javier Bergia es mejor showman que nada de todo lo demás. A veces, da la sensación de que las canciones que ofrece son sencillamente lo que se intercala entre monólogos deslabazados, inconexos, entretenidísimos y cachondones... que dan paso luego a las melodías.

...Y cuando llega la música, Bergia la interpreta volcando toda su timidez entre las cuerdas, como un mendrugo de pan tierno que quisieras comerte a mediodía, o como una novia a la que quisieras dar el beso más dulce. Bergia se desgarra y así evoca su Madrid costumbrista junto a sus recuerdos de niñez, ya expresados por escrito con Maestría en los primeros capítulos de esta nueva aventura llamada RUPAIRU... Y de allí surgen expresiones muchas veces emocionantes, otras veces mejorables, pero siempre evocadas, volcadas desde el filo del precipio de quien se agarra a ellas con pasión y desea compartirlas...

A la hora de la verdad, un puñado de fieles las escuchamos y tratamos de infundir aliento al hombre que te agradece con sus ojillos de Profesor Tornasol cada buena palabra que le prestes, a la persona que confiesa que reemprende este periplo de nueva música para no inocularse cualquier día de estos el virús del miedo... Se trata sólo de cobijar en nuestro corazón al halcón milenario que siempre deja libres a sus presas y hasta les compra un paquete de Chester para no dejarles mal recuerdo, al eterno aspirante a monologuista de La Sexta, al hombre orquesta que se seca el sudor con la bufanda que una mujer se dejó una noche entre sueños en su sofá...

Bergia es un hombre sincero, una especie de Tom Wingo del "Príncipe de las Mareas" al que la suerte sonríe sólo a ratos, un perfecto compañero de fatigas, a veces de cañas, y siempre de guitarreo. Y en las dos horas de su concierto, conjugadas con honores como el de conocer a sus íntimos o a noveles promesas de la profesión como Víctor Alfaro, uno siente que el aguijón del sueño, que a buen seguro picará a la mañana siguiente detrás del ordenador en el "laboro", será menos aguijón, menos picajoso y tendrá hasta un aire de terrón de azucar... Quizás por la seguridad de que, aunque uno no se ha entusiasmado, ha disfrutado viendo a un hombre renacer de nuevo con sus viejos recuerdos de aquel tiempo gris que adornó Cedaceros, 4...

Un abrazo Javier. Un placer siempre...

Romano dijo...

Imagenes de anoche para compartir,,,,

http://www.centralmusical.es/player/player.php?concierto=2711

Eva dijo...

¿Quién dijo eso de “ el secreto del éxito radica en saber qué debemos mantener cerca de nosotros y de qué debemos alejarnos”?.

Esas Nuevas Tecnologías que tantos odiamos pero tan presentes hoy nos permiten encontrar rinconcitos como éstos, una ventanita mágica para poder expresar todo aquello que queramos.

¡Qué noche tan estupenda la del pasado jueves!. Sala pequeñita, muy íntima y acogedora con gente como yo que, de verdad, deseaba volver a ver a este peazo músico. ¡Todo un lujo!.

Durante las dos horas que duró el concierto pudimos disfrutar de lo nuevo, lo ya conocido, entre risas, pasión, humildad, calidez, ironía y sobre todo sencillez, algo tan difícil de encontrar en estos días...
La buena noticia es que Javier se va a dejar ver en próximos conciertos, así que ya sabéis, es algo que uno no puede perderse. La mala, que con lo liado que va a estar ahora no voy a poder pillarle para esa comida que tenemos pendiente :)

Para quienes le seguimos desde hace años pudimos encontrar de nuevo al hombre cercano, inquieto, comprometido, romántico, que mientras tocaba su guitarra con esa voz tan característica nos contaba mil historias que bien pueden pertenecer a cada uno de nosotros en algún momento de nuestra vida.

En Madrid, su Madrid, Javier Bergia triunfó de nuevo haciéndonos viajar por los sentidos, los sentimientos ¡tan contradictorios a veces! mezclando esta receta (no apta para la gula) con un poquito de melancolía, homenajes (gracias por lo de Hilario), amor, recuerdos.. en las distancias cortas y sin embargo, no le temblaron las piernas. En realidad hizo lo que le salió del ... alma y cuando esto pasa ¡ay Dios, estamos perdidos! pero ¡qué gusto da dejarse llevar!.

Como siempre, un repertorio mordaz e ingenioso y lo nuevo, Cedaceros 4, promete.