viernes, 27 de abril de 2007

Punto y aparte


Hay ciudades que esconden tesoros dormidos, la frágil memoria de tiempos pasados, enormes murallas que guardan latidos, de crueles batallas, de amores perdidos. Hay silencios que encubren terribles destinos, la bestia indolente que acecha a los niños, amargo es el llanto que deja ese frío, lamento del pobre humillado y vencido. La sombra del juicio es también alargada, ampara de oficio la fina coartada, al maulas de turno y su plan vitalicio; no temas Mauricio que no pasa nada. Hay pasiones que atienden amor y castigo y cigüeñas que vuelan dejando un suspiro, el aire que un día será suficiente; de mares dormidos traerán los bígaros. Hay palabras que unidas agitan naciones, la patria es pequeña y no tiene balcones, luchar a morir con un par de.....sandalias; apenas me quedan cincuenta y dos letras. La vida se pone de parto otra noche, estrellas fugaces que mueren de celos, deseos que llegan a un punto y aparte.
Los sueños que un día pusimos a trabajar.

5 comentarios:

txilibrin dijo...

¡¡¡Cantánoslaaaaaaaaaa!!!

Margarida dijo...

Dios míííooo!! Como lo consigues? Por qué la vida es tan generosa con algunos y los colma de dones y virtudes y a otros nos dejó tan huérfanos de aptitudes? Un beso, POETAZO.

Pumpkins dijo...

q lindo leer lo q escribes!!!
Y Q Lastima q me perdi el recital!

amelia dijo...

el sueño que pusiste un día a trabajar nos deja canciones como esta, no dejes de soñar. besos

Armand Guerra. dijo...

Muchas gracias por esta canción, Javier. Eres grande, como Juan Carlos Potorro.