sábado, 21 de mayo de 2011

Ya basta


Decía Don José Ortega y Gasset que individual o colectiva, la juventud necesita creerse, a priori, superior. Claro que se equivoca, continuaba; pero éste es precisamente el gran derecho de la juventud: tiene derecho a equivocarse impunemente. Yo me pregunto ¿acaso están los adultos desencantados, en posesión de la verdad? Que grande es la gente joven. Estaba cantado porque la situación es insostenible. Huele a podrido. Solo los jóvenes de espíritu tienen esa habilidad y la han organizado porque no tienen nada que perder y mucho que exigir. Ya era hora. Probablemente los políticos desde sus escaños aterciopelados contemplen ésta sentada con cierta nostalgia. Ellos también fueron jóvenes no hace tanto tiempo y lucharon por unos ideales; pero un día entraron a formar parte del lobby de los que ejercen el poder a escala piramidal; las finanzas, la justicia, la política, los grandes monopolios, etc. Solo hace falta cierta discreción, lealtad a quien corresponda y a ser posible buena percha. Con un poco de habilidad, se llega muy lejos en poco tiempo, una inversión segura. Luego no es fácil renunciar a tantas prebendas y emociones, pero para entonces, con un poco de suerte, se han perdido los escrúpulos. A la postre, una jubilación desproporcionada y un cargo vitalicio de consejero en alguna entidad financiera o en otra empresa del estado sigilosamente privatizada. Es lo que tiene la democracia moderna; cultivar los valores sagrados. Pero los jóvenes una vez más han roto la monotonía y han salido a la calle, porque la historia se repite. Ya basta.

11 comentarios:

Teresa dijo...

Qué fuerza tiene la voz de la juventud en la calle, emociona y contagia.......un beso grande Javi

marland dijo...

VIVA LA SPANISH REVOLUTION Y ESTE HERMOSO MAYO DEL 2011 JAVIER! TE QUIERO ... MUCHO. HASTA LUEGO, HASTA SIEMPRE

jaime dijo...

Ya está bien de sestear. Sonó el despertador y toca levantarnos y lanzar a viva voz gritos sonoros y mudos.

Gracias, Javier.

MIGUEL ANGEL dijo...

Como se distingue la gente !"joven"¡ y los jóvenes de espíritu, que entienden y empatizan a la perfección con todo lo cotidiano, y no olvidan por lo que alguna vez pasaron, esa es la gran diferencia de la clase de gente. Una crítica certera y en plena diana.

Trovador del Sueño dijo...

Hola, me ha gustado tu blog... si te gusta la poesía podrías meterte en mi página de poesía a ver que te parecen. Si comentaras algunas con tu opinión te estaria muy agradecido, gracias:
www.trobadordelapoesia.blogspot.com

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacate@gmail.com

besos

Catherine

Judith y Nicolás dijo...

En Argentina nos tocó hace rato. Amigos y familiares partieron hacia allí en busca de una oportunidad, y la encontraron. Hoy me llaman y me cuentan, comparan el acampe de los indignados con las asambleas populares, la represión de la madera o la pasma, con la de la yuta acá.
El modelo está acabado.
Nosotros, no

Pétalos de Sal dijo...

Desde Córdoba, Argentina, te saludo y me emociono con tus palabras. Los jóvenes nos cansamos de que nos manejen la vida bajo prédicas vacias, en todo latino américa nos estamos levantando para cambiar las cosas. Ayúdenos a que sus sueños de antaño y nuestros sueños actuales ganen.

Expatriado dijo...

Parece que cada quien cumple su rol
Los jovenes rebeldes encargados de la revolucion. Los viejos acomodados, encargados de la represion.Por eso, no me gustan los autos deportivos descapotables, son el sueño de los jovenes y solo lo tienen los viejos cuando estan calvos.

Eliana laura dijo...

Absolutamente de acuerdo Javier!!! Un abrazo

La Navaja de Occam dijo...

Donde trazamos la delgada línea que divide juventud de madurez. Ahora que nos venden el slogan de que los 40 de ahora son los 30 de antes (antes? que antes? antes de la dictadura, del renacentismo?)Pero tu reflexión es genial y tu ritmo al escribir engancha. Te seguiré desde el filo atentamente.
Un saludo