viernes, 1 de mayo de 2009

La playa

Siempre nos quedará la playa y ese pulso inagotable de las olas en la orilla; donde todo se acaba, donde todo empieza. Fugaces destellos en las crestas y el solemne milagro del amanecer; ese azul verdoso y gris del océano afilado en el horizonte y el tacto infinitesimal de la arena templada. Tenebroso y fecundo el universo sumergido y la brisa sensual y caprichosa, la fragancia arrebatadora del mar. La belleza exuberante y el amor; una ecuación sin limite. Lástima que la vida sea un ejercicio tan breve y en el caos del tiempo seamos un cero infinito a la izquierda. Apenas hemos traspasado los cimientos de la prehistoria y cuanta sangre derramada y cuanta injusticia; por el amor de Dios. Cuantas lágrimas harán falta para dejar de llorar. Siempre nos quedará la playa y ese pulso inagotable de las olas en la orilla; donde todo se acaba, donde todo empieza.

22 comentarios:

Maria del Sur dijo...

Se lo lee un poco triste señor...

El ser humano a menudo, y no por la paz q emite el mar y su x en ecuasiones, el ser humano a menudo se le parece
por esa cosa de siempre volver a empezar
parece no aprender de los errores vividos
y la sangre, la estupidez y la injusticia vuelven a ser moneda corriente una y otra vez

un abrazo desde el otro lado de la frontera

Queiles dijo...

Como siempre, magnífico tu textoen cuanto a la infinitud de lo efímero y la brevedad de lo constante.Y ante tanta crueldad, siempre nos queda la playa.

Queiles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
"Lo que que la primavera a los cerezos" dijo...

Desde un Buenos Aires, más veraniego que otoñal, no pude evitar que se "piantara un lagrimón".
Bellísimo.

María de Jesús dijo...

Bellísimo, Javier...y cuánta verdad...tan poco tiempo y tanta destrucción, cómo malgastamos las oportunidades, ese pequeño espacio que ocupamos en el universo, cómo sembramos cizaña...
Gracias por regresarme a esas playas de aromas renovadores

Paula dijo...

Hermosa manera de describir el brillo del sol sobre la superficie del mar y el ir y venir de la marea que marca el pulso...
Amo el mar. Permite que el tiempo se detenga.

"Siempre nos quedará la playa.." te imagino con el sombrero, al estilo Casablanca: "Siempre nos quedará Paris"...

Nos queda la esperanza!
Besos

Dario dijo...

Que hermosa soledad, un instante en la playa, donde todo empieza, y todo termina, con cada ola que regresa desde muy lejos, y se va a ninguna parte.

Me gustan muchos esas fotos, dan una porción de nostalgia y alegría.

Un abrazo muy porteño, y eres una gran inspiración.

Abril dijo...

Genial Javier!
Leo tus palabras en una mañana de lucha y recuerdo.
Me pilla usted en la puerta con la bandera tricolor en el bolso y el puño en alto.

Muchos besos

Abril emergia

Ladrón de Guevara dijo...

Es la primera vez que leo sus palabras, señor Bergia. Y sin duda Ismael no mentía al proclamar su admiración por usted.

Donde todo empieza, donde todo termina.

Encantado de venir.

olga 73 dijo...

pues sí Javier, ahí es donde todo acaba y todo empieza. No hay nada comparable a mi mar, ese mar por el que paseo aunque sea invierno, respirando bien hondo. Cuando me siento a descansar y lo miro de frente, todo parece pequeño, insignificante. Nada es tan grave como me lo parecía antes de ir a pasear o a correr frente a él. Si andas triste te invito a verlo. Besos. OLGA.

Maricel dijo...

Hola Javier!!!

Gracias a Dios siempre nos quedarà la playa...

El ser humano (no se por que...)siempre tropieza con las mismas piedras... cuando vamos a entender que tenemos que aprender y evolucionar...
cuando llegará por fin esa evolucion??
...que tenemos que pensar y ponernos en el lugar del otro... que tenemos que ser solidarios, ayudarnos, querernos... cuando será el día que las ansias de poder ya no existan??? (que ilusa no???) bueno pero no pierdo las esperanzas que un día eso suceda...
y que no nos encuentre inmóviles al borde del camino...

...siempre nos quedará la playa... hermosas palabras!!!
Gracias Javier!!
Un gran abrazo desde Argentina!!

Maricel

Andina dijo...

La playa siempre fue mi lugar favorito, me refugio, mi paz.El lugar donde me encuentro cuando estoy perdida...tambien donde me pierdo cuando creo saber donde estoy parada.
La playa siempe me regala momentos mágicos. Ahi lo conici a usted señor, lo recuerda? Ese momento sin que vos lo notaras, collevo a un sin fin de situaciones extrañas y maravillosas.
Me contagias te la nostalgia, Javier...y la certeza de que extraño la playa.
Un abrazo desde esta Patagoñia otoñal...

la isla dijo...

Hoy he comenzado el dia con regusto a lagrimas....mi cercania hormonal a los 50 y el conflicto con las hormonas de mi hija de 15 me han dejado abatida y dolorida.
La realidad ultimamente pinta muy fea y el abatimiento es general ( sin hormonas chorras).

No he podido dejar de llorar desde el momento en que he podido quedarme por fin sola....

Siempre acudo a rupairu para poder leer tus pensamientos y hoy te los agradezco especialmente.

La playa es algo especial tambien para mi. Muchas veces ha sido escenario de grandes momentos de mi vida y la necesito para renovarme.
Que maravilla tenerla tan cerca. Como la piedra que aprietas en el bolsillo y solo con su tacto te calma.

La fotografia que acompaña al escrito es preciosa y llena de luz...recoge tiempos donde posabas feliz. La fotografia guardaba recuerdos para la eternidad, encima con muchísimo arte. No como ahora, donde la gente viaja con la cámara pegada al ojo y no tiene tiempo de disfrutar. Simplemente acapara imagenes como si robase en un hipermercado. Dentro de poco inventaran las gafas-video-viajes.
Un besazo por recordarme que ahi estan mis playas para calmarme.

Rosa Roja y ¿eres real?SI CLARO dijo...

Simplemente divino, nostálgico....

besos

Josefina dijo...

Querido naufrago:

Hay pisco sour.


Atte, Chile.

Gabriela Maragliano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mentxu dijo...

Que hermoso Javier....
Me has echo añorar la playa esa a a la que regreso cuando me siento triste... Solo cerrando los ojos me transporto y veo el mar...
Un abrazo....

Augusto dijo...

hola javier la verdad que te vi en buenos aires y me pareces muy buen percucionista vos y ismael hacen muy buena dupla digamos te mando un abrazo desde Argentina espero que me contestes este mensaje un abrazo y que dios te proteja por siempre

Clarissa dijo...

es raro saber que una anda de aquí para alla por la vida asfaltada, conciente, pero roseada de deseos solo porque ese azul verdoso existe
y está en algún lugar.

Por más que nos apedreen algunas situaciones, podemos levantar los adoquines en camino y dejar arena de playa.. quien sabe

Besos javiersum

marland dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marland dijo...

Tus palabras envenenan hasta mi última molécula llena de vacío infinito. Dónde las palabras gastadas y llenas de arrumacos ya no me dejan expresarme aparece por suerte el pincel austero, el color, la imagen. Me sumerjo en las cavernas, frías, llenas de lobos que lamen las heridas de mi alma. Subo al cosmos, me fundo, me hago nada, porque solo así puedo soportar tu ausencia. Por no encontrarte en el camino, cerca de mi, por no poderte abrazar, invento un nuevo lienzo, y susurro a los colibrís y a las aves del paraíso que te dejen un poco de sosiego, que te acerquen, que te den un recado: te amo a ti, si, solo a ti. Saco de nuevo mis pinturas de madera, acuarelables eso si, y me digo, que no es este tiempo de lluvias.

anbersa dijo...

las fotos son geniales sobre todo la de mi padre subido en la moto ante la atenta mirada de mi abuela,un beso javier nos vemos pronto.el cartel de benidorm genial sujeto con piedras quien se lo diria en estos tiempos,